TANGO Reporter Grandes valores del tango
Por Jorge Finkielman *
En la historia de la televisión argentina, esta creación de Alejandro Romay asoció al más exitoso ciclo de música porteña, con aquel que alcanzó mayor permanencia en el tiempo. Fue el más longevo de los programas de la televisión argentina. Ningún otro logró lo que "Grandes Valores del Tango" consiguió durante muchísimo tiempo, algo así como 40 años de permanencia en la pantalla chica, no obstante haberse emitido mayormente, durante la peor etapa de la historia del tango. . A fines del año 1963, con Hugo del Carril como conductor, comenzó a emitirse "Grandes Valores del Tango" por Canal 9, precisamente al mismo tiempo en que Alejandro Romay incursionó por primera vez en televisión. Sin embargo, el origen de "Grandes Valores" se remonta al año 1951 , cuando empezó a emitirse por Radio Belgrano, con el propio Romay como conductor. El programa llegó a tener el suficiente éxito, como para que se llegara a publicar una revista con su mismo nombre. Menos de un año después de su comienzo en televisión, Juan Carlos Thorry habría de reemplazar a Hugo del Carril, convirtiendo en un verdadero éxito el programa auspiciado, en aquel entonces, por Héctor Perez Pícaro S.A y su "Trébol de la buena suerte", que promocionaba así, una cadena de negocios de venta de electrodomésticos. El programa salía al aire, habitualmente en vivo y en directo, desde el estudio mayor de Canal 9, un lugar de prosapia "tanguera" que fuera en el pasado, el famoso Armenonville. Uno de sus primeros programas consistió en un incuestionable y merecido homenaje, al maestro Carlos Di Sarli. Desde un comienzo desfilaron ante las cámaras de Canal 9, los mejores exponentes de la canción ciudadana que no estuvieran comprometidos con otros medios por anteriores contratos. Los mejores "ratings" se obtenían cada vez que se presentaban artistas veteranos y populares, lo cual se alcanzaba lograr rotándolos constantemente. Sin embargo, el inexorable paso del tiempo fue diezmando la capacidad de convocatoria del programa, pero su producción siempre encontró la manera de mantener el suficiente atractivo para aquellas mujeres y hombres de las décadas de 1940 y 1950, que aún guardaban en sus pies y en sus oídos, verdaderos sentimientos tangueros. El tango estuvo presente desde el comienzo de la televisión, allá en el año 1951; pero tal vez por estar ligada su iniciación a radio Belgrano y no a Splendid o El Mundo, el tango nunca se distinguió en la pantalla chica, por lo cual, desgraciadamente, no se aprovechó la disponibilidad de muchísimos grandes artistas en el mejor período de sus carreras. Recién en 1962, Canal 11 puso al aire "Yo te canto Buenos Aires", producido por Ricardo Mejía de la RCA Víctor y que fue el primer programa de televisión que aprovechó a los artistas de una compañía discográfica, para promover y difundir sus discos. Fue en este programa en el que el país pudo ver, por primera vez, a Roberto Goyeneche cantando Garúa, con la orquesta de Aníbal Troilo. Pronto las demás compañías habrían de promocionar nuevos programas en otros medios, para así promocionar a sus respectivos artistas. Fue entonces cuando Horacio Salgán (para discos Philips), resucitó su orquesta para aparecer por televisión y "regrabar" la mayor parte de su repertorio; en tanto que Canal 13 lanzó el programa "Copetín de tango", una producción de la CBS para vender discos de Julio Sosa. Como queda dicho, cuando "Grandes Valores del Tango" comenzó a emitirse, el programa estaba restringido para ciertos artistas, contratados por algunos otros sellos discográficos y canales de televisión. Sin embargo, después de 1964 esas restricciones se terminaron y así se abrieron sus puertas a todos los artistas. Juan Carlos Thorry fue el conductor más reconocido de "Grandes Valores del Tango", pero llegado el tiempo del recambio, Alejandro Romay puso en práctica una interesante estrategia para acercar el programa al público juvenil y colocó a su frente a Silvio Soldán, quien para ese entonces hacía "capote" en la conducción de "Feliz domingo", un espectáculo destinado a la juventud, con lo cual -conciente o inconscientemente- se repitió la historia que diera origen al "Glostora Tango Club", bajo el slogan de "La cita de la juventud triunfadora". Una especial característica de Soldán era, pasar del show a la tanda publicitaria, diciendo la frase "Un corte y una quebrada y ya volvemos". Diversas circunstancias obligaron a ir modificando la estructura inicial del programa, pero con la participación continua de Tito Lusiardo, Alberto Mosquera Montagna, Roberto Casinelli, Beba Bidart y otros grandes personajes ligados al tango, el programa fue capeando adversidades. En los comienzos de la historia de la televisión, todos los canales contaban con orquestas estables, algo inaudito en la actualidad. La de Canal 9 constituía la orquesta estable de "Grandes Valores" que actuaba constantemente, cuando no lo hacía un conjunto de mayor nombradía. Esa orquesta estuvo durante muchísimos años al frente de Armando Cupo quien, junto con otros integrantes del elenco, constituirían a partir de 1972, un dignísimo conjunto "tanguero" que se llamó Sexteto Mayor y que habría de perdurar hasta nuestros días. En el elenco estable también había bailarines y un grupo de cantores que se incorporaban ocasionalmente a los conjuntos más famosos que desfilaban por el programa, alternando sus voces con las estables de la agrupación, aunque esa inmensa conjunción de talentos no llegaría -desgraciadamente- jamás al disco. No podemos avanzar sin recordar los "Concurso de Cantores" que ocuparon mucho espacio de la programación de "Grandes Valores" y del cual "salieron" renombrados intérpretes, que aún hoy nos encantan con sus voces. Otros, desgraciadamente, se fueron para siempre pero su figura ha quedado anclada al recuerdo de éste programa. A "Grandes Valores del Tango" lo distinguió -respecto de otros programas- su larga permanencia en la pantalla, a pesar de los muchos inconvenientes vividos por el país y a los que la televisión no pudo permanecer ajena. Cuando en 1974, el gobierno de Isabel Martinez de Perón le arrebató el Canal 9 a Romay, "Grandes Valores del Tango" tuvo que cambiar su nombre por "Grandes Valores de Hoy y de Siempre". Es preciso destacar que Alejandro Romay fue una persona que abrió sus micrófonos y sus cámaras a los artistas, sin preocuparse por su ideología, lo cual le valió un eterno agradecimiento de esa comunidad. Distintos homenajes realizados al maestro Osvaldo Pugliese, a Tita Merello y a otros intérpretes, son un ejemplo de ese proceder. Pero bajo su ala, se formaron otras personalidades de la televisión, que habrían de arrebatarle lo que él había conseguido. Quienes así actuaron, demostraron ser unos fracasados absolutos, a la vez que incapaces de manejar un canal de televisión en nombre del estado y por lo tanto fue el "pueblo" quien tuvo que pagar -con mayores impuestos- esos errores. Durante las horas más oscuras y tristes de la historia argentina, el programa siguió marchando. Siempre dio la impresión de que, a pesar de los sucesos trágicos que le toco vivir al país, "Grandes Valores" no aparecía como directamente afectado en su estructura televisiva, aunque sí se vio afectado por el fallecimiento de muchos artistas a lo largo de su prolongado ciclo. Con la vuelta a la democracia, renacían las esperanzas de una gran reconstrucción y recuperación para todos los argentinos. Sin embargo un hecho doloroso enturbió la alegría de los "tangueros": A los pocos días del 10 de diciembre de 1983 y por decisión propia, Armando Pontier ponía punto final a su vida. Para culminar esta etapa vale decir que con el tiempo, se perdieron los archivos del programa (o por lo menos hoy, son inaccesibles y todos esperamos que algún empresario invierta en su búsqueda). Lo mejor de "Grandes Valores" estaba en ese pasado grabado "en blanco y negro". Aun así, y con la vuelta de Alejandro Romay a Canal 9,"Grandes Valores del Tango" recuperó su nombre y durante diez nuevos años, se pretendió recobrar su antaño esplendor. Se luchó para lograrlo y en un principio el "todo poderoso señor rating acompañó la propuesta, pero finalmente el ciclo no podía competir con Canal 13, ni con Telefe y las cuentas "ya no cerraban". Cuando Silvio Soldán se fue del Canal 9 (no precisamente para seguir asociado a la música popular) se acabó "Grandes Valores del Tango". El propio Romay terminó vendiendo, poco tiempo después, su querido Canal 9. Alejandro Romay era frecuentemente acusado de "producir una televisión vulgar", ¿Era realmente todo vulgar? o llegaba directamente al pueblo, ese "objeto" tan olvidado en la Argentina, Tenemos hoy gran diversidad de canales televisivos: de aire, por satélite, digitales y de cable (incluyendo a un mediocre canal dedicado al tango, producido sin talento alguno). ¿No deberíamos preguntarnos entonces, qué ofrece en el presente la "televisión por aire"? , sin olvidar que durante la mayor parte de la trayectoria de "Grandes Valores del Tango", únicamente existían cuatro o cinco canales de televisión para ver. En fin, daría cualquier cosa por ver nuevamente "Grandes Valores del Tango", en blanco y negro y con Juan Carlos Thorry como conductor. (*) Jorge Finkielman es Licenciado en Ciencias de la Comunicación, historiador de todo lo relacionado con el tango, restaurador de partituras y estudioso del cine argentino. Continuar